Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

"Son legión, desde las instancias oficiales, y no oficiales, quienes echan paletadas sobre las víctimas"

Las estadísticas son un indicador que no explica sus causas. Que sólo el 0,5% de los alumnos navarros sepa quién fue Miguel Ángel Blanco, y ninguno quién lo mató no explica las cinco uves de la causalidad: quién, qué, cuándo, cómo, porqué. Recuerdo que en el colegio no intercambiábamos cromos de futbolistas. Coleccionábamos pegatinas políticas. Mi hermano, más tozudo y metódico que yo, reunió una colección que resulta ser hoy una auténtica joya de la entonces balbuciente propaganda política. He aquí una perla que pocos recordarán: “Vota EAJ PNV, el partido municipalista”. O aquella, más conocida en el tardofranquismo, dirigida a boicotear productos extranjeros: “No compres a quien te insulta”. Recuerdo que en las calles era frecuente cruzarte con excombatientes: manos enguantadas, hombres sin piernas o que mostraban medio rostro quemado. Mi abuela zaragozana odiaba a los aviadores de la Legión Cóndor. Uno de ellos fue descalabrado de un botellazo de sifón por una recia camarera maña porque el caballero del aire rubio le tocó el culo. Y así podríamos seguir anécdota va, anécdota viene, porque todo el mundo tuvo un familiar atrincherado entre los buenos y los malos; entre los malos y los buenos. Estoy de rodillas mientras escribo esto: lean A sangre y fuego de Manuel Chaves Nogales. Sin embargo, no todos se sienten concernidos por el terror de ETA. A los asesinados, amenazados y perseguidos nos miraban con la resignación un poco supersticiosa con que hoy se observa a un paciente con síntomas de covid. El olvido que seremos, tituló Héctor Abad Faciolince el libro que dedicó a su padre, asesinado por paramilitares colombianos. Escribió esa novela para que su padre no fuera engullido por las arenas movedizas del olvido. Unos escribimos columnas, relatos; otros, novelas, los hay que filman documentales. Pero son legión, desde las instancias oficiales, y no oficiales, quienes echan paletadas sobre las víctimas, esos fantasmas neblinosos, olvidables, pero caray, oye, qué contumaces.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE