Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

San Fermín

¿Pueden ser más rentables las fiestas?

En sanfermines, la diversión no tiene precio, pero ofrecer al turista la experiencia de vivir las fiestas como un pamplonica más puede ser una interesante fuente de ingresos. Así opina el sector turístico y hostelero, que aboga por un programa ‘premium’ 

Eduardo Buxens
El baile de la Alpargata, lugar donde algunos visitantes viven la experiencia de la fiesta
Publicado el 10/07/2021 a las 06:00
Cuando Ernest Hemingway disfrutó sus primeros Sanfermines en 1923 andaba bastante escaso de dinero. Trabajaba como corresponsal de prensa en París y su estilo de vida no era muy proclive al ahorro. No pudo alojarse en La Perla sino en un hostal barato en la calle Eslava. Tampoco pudo permitirse un plato de ajoarriero en la casa Marceliano. Nada que ver con el Hemingway de los años 50, escritor consagrado que no reparaba en gastos a la hora de dar rienda suelta a su afición a la bebida, la comida y el jolgorio. Así es cómo el célebre escritor y embajador de la fiesta encarnó a ambos perfiles de visitante sanferminero, el solvente que deja buenos ingresos y el mochilero que apenas se gasta unos euros.
Hemingway es “el mayor influencer de la historia de los Sanfermines, algunos piensan que para bien y otros para mal”, afirma Juanchi Patús, de viajes Navarsol. Será responsabilidad del escritor o no, lo cierto es que el descontrol se ha convertido en una de las características de la fiesta. Y ese descontrol es lo que impide sacar un mayor provecho económico a los Sanfermines, explican los conocedores del sector turístico en Navarra. No hay datos recientes y fiables del impacto económico de las fiestas. La Cámara de Comercio de Navarra hizo un completo estudio en 2007. Cifró en 74 millones de euros los ingresos, con una media diaria de 207 euros por visitante y día, incluyendo alojamiento.
Los expertos consultados coinciden es que es el momento de replantearse el modelo económico. No es fácil porque la fiesta es en la calle. Los Carnavales de Río tienen su Sambódromo donde el visitante paga por ver el espectáculo, la Oktoberfest tiene su recinto donde es necesario reservar para las comidas y cenas. “En general, en todas las fiestas y eventos de todo el mundo sacan más provecho económico, incluso en fiestas populares de la India que se celebran en el campo hay mayores controles de acceso y todo tipo de servicios para los que hay que pagar”, explica Juanchi Patús.
Hosteleros y políticos descartan la opción de cobrar una tasa sanferminera, ya sea a través de las pernoctaciones o por acceder a determinadas zonas del Casco Antiguo. La clave, explican, está en atraer a un turismo de calidad, “premium” y ofrecerle servicios de valor añadido. ¿Cuales? Las ideas son múltiples y giran en torno a la opción de ofrecer “experiencias sanfermineras”. Vivir las fiestas “como un pamplonica más”, un pack completo que incluya dianas, encierro, desayuno, almuerzo, la comparsa de gigantes, deporte rural, concurso de recortadores, salida de las peñas, fuegos artificiales, conciertos “de primer nivel”... Todo ello adaptado al perfil de cada cliente, joven, familiar, jubilado, explican las asociaciones de hosteleros. Todo ello, añaden, exige “aunar esfuerzos” entre la iniciativa pública y privada, así como promocionar el resto de la geografía navarra y sus denominaciones de origen.
En 2023 se celebrará el centenario de la llegada de Hemingway a sus primeros Sanfermines. En esta época de influencers, ¿necesitan las fiestas otro Hemingway? Tito Navarro, gran embajador de las fiestas, asegura que los Sanfermines no han perdido ese glamour. Vienen famosos pero de incógnito. “Apenas nadie lo cuenta públicamente, y eso puede ser una anomalía que puede ir asociada a la imagen externa que transmite la fiesta”, señala.
Tito Navarro confía en que a pesar de los dos años de parón, la capital navarro no va a caer en el olvido. “Pamplona es una referencia mundial por sus fiestas gracias a los medios de comunicación que ponen el foco en nuestras fiestas durante los 9 días. Y eso se traduce en mucho millones de euros en promoción que ninguna ciudad del mudo podrá pagar nunca”, opina. Eso sí, no hay que desaprovechar el potencial de las redes sociales, “pero los auténticos influencers de las fiestas deben ser los propios pamplonicas”, expresa Maitena Ezkutari, directora general de Turismo del Gobierno de Navarra.
volver arriba

Activar Notificaciones