Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Gastronomía

Tres recetas otoñales con castañas

En una mousse fresquita, en un arroz increíble y en crema cremosa y rica

Ampliar Mousse de castañas
Mousse de castañasSara Nahum
Publicado el 02/11/2021 a las 06:00
No sé si les pasa que sus hijos van estos días recogiendo todas las castañas que se encuentran por la calle. Bueno, no les pasa porque mi hija las recoge todas. Todas. Sin excepción. Empezó trayendo a casa también las cáscaras, con pinchos. Esa manía se la conseguí quitar pronto metiéndoselas en los bolsillos y pinchándose cuando metía la mano. Con las castañas no hay opción. Tan suavecita...Yo entiendo que están apetecibles tiradas en el suelo, tan redondas, tan brillantes, tan marrones… tan gratis…pero yo no puedo más. Me salen las castañas por las orejas. Cuando saco la lavadora, cuando retiro el sofá para barrer, cuando me meto en la cama… Ayer me apareció una dentro del bote de la mascarilla del pelo. Basta. Ni la plaga de langostas de la Biblia fue tan atosigante. Y encima Julia sigue empeñada en que las coge “para tus recetas, mamááá”. Así que hemos hecho un trato. Yo compro castañas de las que sí se comen, hacemos tres recetas juntas, nos atufamos a castañas hasta no poder más y queda prohibido meter en casa una pilonga más. Y aquí estamos. Disfrutando de un arroz delicioso, con saborazo. Un arroz otoñal, con sabor a monte. Con setas, costillas y castañas. De primero hemos tomado una crema de castañas atufante y perfecta para entrar en calor. Potente a más no poder más. Un poco más gorda y sería genial para acompañar carnes, como si de un puré de patatas se tratara, pero con sabor a octubre. Y de postre una mousse esponjosa y diferente. De todo esto, dos lecciones aprendidas: las castañas en casa nunca saben como las del castañero de la calle, con su cucurucho humeante, su punto perfecto... y dos: ilusa de mí si pensaba que un empacho de castañas nos iban a quitar las ganas. Ya me está diciendo que cuándo repetimos.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones