Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tecnología

Cómo reciclar bien tu viejo móvil

En cada terminal hay una mina de metales contaminantes que pueden tener aplicaciones de los más dispares si llegan al lugar adecuado una vez desechado

Ampliar Antiguo iPhone junto a auricular de teléfono
Antiguo iPhone junto a auricular de teléfonoPixabay
  • COLPISA. Arantxa Herranz
Publicado el 06/01/2022 a las 06:00
Si reunieses un millón de teléfonos móviles podrías acumular 24 kilos de oro, 16.000 de cobre, 350 de plata y 14 de paladio. Es, básicamente, la cantidad de recursos que los organismos encargados del reciclaje de estos terminales acaban recuperando y devolviendo al ciclo de producción, evitando de esta forma extraer nuevos suministros y dañar al medio ambiente.
En nuestro país, el Real Decreto 110/2015 de 20 de febrero de 2015, sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de residuos, establece que los productores de estos dispositivos están obligados a adoptar las medidas necesarias para que los residuos de sus productos sean recogidos de forma selectiva y tengan una correcta gestión ambiental, a financiar los costes de dicha gestión y a inscribirse en el Registro Nacional de Productos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (REI-RAEE).
Por eso, todos los fabricantes están obligados a recoger tu viejo terminal cuando decides comprarte uno nuevo, ya vayas a una de sus tiendas o a cualquier de sus distribuidores.
Muchos de ellos se reacondicionan y se vuelven a vender en los mercados de segunda mano, pero otros acaban en las plantas de reciclaje (donde también pueden llevarlos los particulares).
Pese a todo, y aunque muchos fabricantes ofrecen incentivos económicos para garantizar la recogida de viejos terminales, lo cierto es que los teléfonos móviles no se reciclan tanto como otros dispositivos, en parte por miedo a qué se pueda hacer con los datos grabados.
Sin embargo, es importante reciclar los viejos 'smartphones' por los beneficios medioambientales y económicos que conlleva este simple gesto.
DE QUÉ ESTÁ HECHO UN MÓVIL
A simple vista, un teléfono es una gran pantalla de cristal, recubierta de plástico o aluminio, con muchos componentes electrónicos en su interior. Pero lo cierto es que, cuando se analiza, un móvil está compuesto de muchos diversos componentes.
Dentro de ellos hay metales preciosos y semipreciosos como oro, platino y paladio, una variedad de los cuales pueden reciclarse para formar componentes enchapados y contactos eléctricos de bajo voltaje.
El paladio, en concreto, tiene un papel clave en la tecnología utilizada para las pilas de combustible. El metal también se puede extraer de las baterías. El zinc también se encuentra en los terminales y se utiliza para revestir el acero, aunque también se puede mezclar con cobre para hacer latón. Los barcos y submarinos, por ejemplo, utilizan bloques de zinc para detener la formación de óxido.
En cuanto al plástico, también presente, puede puede granularse y reformularse para su uso en molduras. Otros componentes valiosos son los dispositivos de memoria flash que se pueden recuperar y degradar. Y como piezas útiles que se pueden reutilizar hay que contar: antenas, conectores de batería, PCB (placas de circuito impreso), conectores que incluyen contactos de borde recubiertos de oro en PCB, IC (circuitos integrados), teclados, pantallas LCD, lentes, micrófonos, carcasas de teléfonos, tornillos, conjuntos de tarjetas SIM y altavoces.
QUIÉN SE ENCARGA DEL RECICLAJE
En nuestro país, hay varios organismos que se dedican al reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) , como Recyclia o la Fundación Ecolec.
"Los RAEE se llevan hasta plantas de reciclado específicas y, en primer lugar, se clasifican los residuos y se extraen todos aquellos componentes peligrosos (aceites y gases en el caso de un frigorífico y la batería en el caso de un móvil)", explica Rafael Serrano, director de Relaciones Institucionales, Márketing y Comunicación de la Fundación ECOLEC.
"Después de ese primer paso de clasificación y descontaminación, se fragmentan los residuos y se separan los diferentes materiales: metales férricos de no férricos, plásticos, etc. Una vez separados los diferentes materiales, ya se pueden volver a introducir en el ciclo productivo", concluye. Y de ahí, de nuevo a nuestras manos.
Dentro de Recycla se encuentra la iniciativa Tragamovil, que no solo se dedica al reciclaje de estos dispositivos, sino a promover la concienciación sobre su importancia, ya que, tal y como reconoce, en el caso de los teléfonos móviles, tablets, ordenadores y otros pequeños aparatos de tecnología de la información existen muchos factores que desalientan el reciclaje en el ciudadano, incluida la seguridad de los datos, el valor del producto, los puntos de retorno difíciles de alcanzar y la incertidumbre sobre el reciclaje adecuado, entre otros.
¿CÓMO SE RECICLA?
Cuando decidimos entregar un viejo terminal en los centros de reciclaje, en las tiendas o en los sitios habilitados para ello, se inicia un proceso que acabará con el desmontaje del teléfono y la recuperación de aquellas partes útiles.
En un primer paso, al terminal se le quitan las baterías, que suelen seguir su propio curso de reciclaje. Después de esto, los recicladores comienzan a triturar los teléfonos móviles y, una vez destrozados, se meten en unos hornos especiales que los calientan a unas temperaturas que pueden llegar a los 1.100 grados.
Luego se lleva a una planta de reprocesamiento donde se trituran en trozos pequeños. Una vez triturado, y mediante unos imanes, se eliminan los metales ferrosos, como el acero, mientras que otros metales no metálicos se eliminan mediante el uso de corrientes electrónicas. Por su parte, el plástico se clasifica en tipos mediante varios métodos, pero que se granulan y se transforman en otros materiales.
Cuando los teléfonos móviles triturados se calientan a tan alta temperatura, los recicladores procesan el resultado del teléfono móvil utilizando algunos productos químicos potentes. Esto a menudo da como resultado la reducción de los teléfonos móviles al polvo, que se suele llevar a la fundición.
Después de retirar estos diferentes materiales, los fabricantes los transportan a sus diferentes departamentos. Aquí se utilizan para hacer diferentes cosas para su reutilización. Si se utilizan para hacer cosas que entrarán en contacto con comestibles, primero se desintoxican. De esta forma, no hay posibilidad de dañar a nadie.
LA OPCIÓN DE REACONDICIONAR
Como decíamos al principio, además del reciclaje también está la opción de reacondicionar el móvil. Es decir, dar una nueva vida a aquellos terminales que han sido desechados por otros usuarios. Además de las acciones que llevan a cabo algunos fabricantes, también hay compañías, como Hubside, que están especializadas precisamente en vender estos terminales de segunda mano, que revisan por su propio servicio técnico para garantizar la usabilidad de estos terminales.
volver arriba

Activar Notificaciones