Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Turismo urbex

5 pueblos abandonados de Navarra: 5 ideas para un día de verano

Te proponemos 5 pueblos increíbles para que pases un día alejado de la ciudad y rodeado de naturaleza

Una de las casonas de Mendinueta
Te proponemos 5 lugares increíbles: Mendinueta, Beroiz, despoblado de Larrangoz, Mugueta y OrradreAndrea Incera
  • Andrea Incera
Actualizado el 13/08/2021 a las 22:03
La industrialización del siglo XIX trajo consigo un éxodo rural sin precedentes y un abandono del entorno natural. Las familias de la época se vieron obligadas a dejar sus pueblos y mudarse a grandes ciudades. Grandes urbes con cientos de oportunidades de trabajo y sueños.
El ser humano comenzó a cambiar radicalmente, a rendirse ante las nuevas tecnologías. Los pequeños pueblos, las villas milenarias llenas de paz, secretos y silencio… dieron paso a rascacielos, al bullicio, a carruajes motorizados y postes de luz, a la velocidad y a vidas formadas entre cemento y humo.
Frente a todo esto, aparecieron los románticos.
Se rebelaron ante las reglas de todo aquello que estaba establecido.
Buscaban volver.
Regresar.
Casi tanto como los actuales amantes del urbex. Esos que se rinden a la exploración urbana en busca de volver a nuestros propios orígenes y plasmar sobre la fotografía lo que una vez fuimos.
El urbex es el fenómeno que comprende a los que ven en estos lugares nuevas oportunidades para huir del mundo...
Los que quieren sentir los vestigios de civilizaciones pasadas...
Recorrer las mismas huellas de nuestras propias historias...
Las estelas de nuestras creencias ...
… Y conocer los fantasmas de lo que un día fuimos.
Hoy, en Diario de Navarra, os proponemos los 5 pueblos abandonados con mayor encanto de Navarra.
¡Apunta, porque los vas a explorar todos!

Mendinueta

Está ubicado en pleno valle de Izagaondoa. Fue un importante señorío medieval. De hecho, aún se pueden ver las ruinas de la Torre Señorial del siglo XVI y varias de las casonas de la época. 
En la década de los 60, el valle sufrió el fenómeno de la migración y Mendinueta no fue ajeno. Ahora... sólo podemos ver un pueblo totalmente abandonado y casi engullido por la naturaleza.
Un paseo por MendinuetaAndrea Incera

Beroiz

Ubicado también en pleno valle de Izagaondoa. Actualmente, su acceso es bastante dificultoso puesto que la naturaleza ya prácticamente ha obstruido el camino, dejándolo casi intransitable.
Beroiz era un lugar de señorío que constaba de dos viviendas y una iglesia. El pueblo quedó deshabitado también en la década de los 60 al igual que algunos de las aldeas vecinas del valle.
Una pequeña escapada a BeroizAndrea Incera

Despoblado de Larrangoz

Torre de Ayanz

Justo antes de llegar al despoblado de Larrangoz, se encuentra la Torre de Ayanz. En un enclave único a orillas del río Irati. Esta torre data del siglo XIV y la dependencia anexa, del año 1766
Tras pasar la torre de Ayanz, se cruza un puente y se atraviesa un camino de difícil travesía en coche que, tras 15 minutos, concluye en el despoblado de Larrangoz.
Antes de llegar al despoblado de Larrangoz, una parada en la Torre de AyanzAndrea Incera

Mugueta

Uno de los pueblos abandonados más mágicos que se puede encontrar en la Comunidad Foral. Escondido en el valle de Lónguida, este despoblado aún llama la atención por su excepcionalidad. 
Sus casas se erigían imponentes en mitad de una localización totalmente bucólica. El pueblo quedó desierto en la década de los 70 debido a la falta de luz y agua, además del complicado acceso.
Mugueta, un lugar mágico en el valle de LónguidaAndrea Incera

Orradre

Su localización es única puesto que se encuentra a escasos minutos de Lumbier y de la foz de Arbayún, en pleno Romanzado. Como le sucedió a Mugueta, no conocieron la luz. Se iluminaban con candiles y farolillos de aceite y carburo. La escuela se situaba en la localidad vecina -actualmente en riesgo de despoblación- de Napal
Orradre se vació también en la década de los 60, cuando la última familia marchó a vivir a Pamplona.
Orradre, un enclave único en el RomanzadoAndrea Incera
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora