Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

ALIMENTACIÓN

El pan de calidad puede evitar la intolerancia al gluten o a la lactosa

Si el pan es de baja calidad, el microbioma del intestino del roedor se modifica y provoca una inflamación sistémica

Ampliar El pan de calidad puede evitar la intolerancia al gluten o a la lactosa
El pan de calidad puede evitar la intolerancia al gluten o a la lactosa
  • EFE. Zaragoza
Actualizado el 12/04/2016 a las 12:14
Mejorar la dieta con el consumo de pan de calidad puede conllevar importantes beneficios para la salud, ya que puede evitar la aparición de ciertas enfermedades e intolerancias alimentarias como a la lactosa o al gluten.

Estas son las conclusiones de la primera fase de la investigación "Efecto de la alimentación con el pan de larga fermentación sobre el microbioma intestinal y la inflamación sistémica", realizada en el marco de la biorregión Biomed-Aragón del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), ha informado el gobierno autonómico en una nota de prensa.

Esta investigación, que ha concluido su primera fase en ratones, ha analizado la contribución del pan según sus métodos de fermentación en el mantenimiento y mejora del microbioma.

Este estudio ha revelado que si el pan es de baja calidad, elaborado con impulsores industriales que acortan los procesos de fermentación, el microbioma del intestino del roedor se modifica y provoca una inflamación sistémica que, a la larga, puede tener consecuencias negativas para su salud.

En cambio, cuando el ratón se alimenta de pan de calidad o de larga fermentación, se reduce la probabilidad de sufrir algunas enfermedades e intolerancias y, si es integral, se observa una buena respuesta sobre la flora intestinal.

En una segunda fase, que comienza ahora, se realizarán las pruebas en humanos con el fin de conocer esta contribución en la población y, también, en colectivos especialmente sensibles como los niños y los mayores.

El microbioma intestinal es el conjunto de microbios, virus, hongos y levaduras existentes en el intestino que ayudan a digerir los alimentos.

Si la alimentación es adecuada es posible mantener un microbioma sano pero si no lo es se genera una inflamación que produce a la larga ciertas reacciones en el sistema inmune que pueden generar intolerancia a la lactosa, al gluten y a otros muchos alimentos.

Esta situación afecta también a los niveles de cansancio y fatiga y, además, puede favorecer a largo plazo la aparición de otras enfermedades como la obesidad, la diabetes, el colon irritable o la enfermedad de Crohn.

Hasta la fecha, se han realizado muchos estudios centrados en los efectos de la alimentación sobre el microbioma pero es la primera vez que se analiza el comportamiento del microbioma intestinal en su relación con el pan.

Antonio Rezusta, jefe de servicio de Sección Microbiología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, es el investigador principal de este estudio que cuenta también con la participación de otros profesionales en Aragón y en el resto de España.

Entre ellos, el investigador de Biomed en el IACS Pedro Marijuan; el presidente en España del Club Richemont, Jorge Pastor; la investigadora del Hospital Ramón y Cajal de Madrid Rosa del Campo; y el investigador ARAID de la Universidad de Zaragoza integrado en el Instituto de Investigación Sanitaria de Aragón, Julián Pardo.
volver arriba

Activar Notificaciones